¿Hay mejor forma para empezar el día que bailando y cantando a pleno pulmón?

Cantar, bailar y jugar con el rock.

La música es capaz de calmar a las fieras, pero también es capaz de cargarte de energía y ayudarte a afrontar el día con mucha fuerza.
Es una forma distinta de arrancar el día que aportará a los más peques y a los no tanto ganas de ir al cole por las mañanas antes de las aburridas clases.